El almacenamiento de energía clave para una sostenibilidad no solo medioambiental, sino también económica.

Las fuentes de energía conocidas comparten el reto de ser almacenadas para poder emplearse en cualquier momento, sin estar sujeto a ser consumida en el momento de su producción. De ahí tipos de almacenamiento como los supercondensadores, baterías químicas, pilas de combustible de hidrógeno, aire comprimido, almacenamiento térmico, volantes de inercia, bombeo hidroeléctrico... todos orientados hacia la futura descarbonización. En la siguiente noticia a Nuria Gisbert, directora general de CIC energiGUNE, habla de la transición energética y de cómo el almacenamiento de energía será la respuesta ante la crisis del Covid-19.

Leer el reportaje