El profesor Michel Armand, es un científico de renombre mundial debido a sus innumerables contribuciones al campo del almacenamiento de energía.

Sus más de 40 años de experiencia le han permitido introducir conceptos electroquímicos teóricos que conducen a aplicaciones prácticas relacionadas con la energía. Cabe destacar todo el trabajo realizado en el ámbito de los electrolitos poliméricos, lo que le ha permitido ser conocido como el padre de las baterías poliméricas en estado sólido.

Su biografía y sus logros han sido ampliamente descritos en otros lugares -como, por ejemplo, el haber compartido la investigación en el campo de las baterías recargables de litio con dos de los Premios Nobel de Química de 2019 (John Goodenough y Stanley Whittingham)-, por lo que este artículo pretende poner de relieve sus intereses de investigación en los últimos años relacionados principalmente con el trabajo desarrollado en el CIC energiGUNE como líder de la línea de investigación de baterías de electrolitos poliméricos.

Desde el trabajo pionero de Michel Armand estableciendo las propiedades eléctricas del complejo polímero-sal formado con el litio y señalando que este material sería útil como electrolito para ser implementado en las baterías, se han dedicado muchos esfuerzos a promover el uso de baterías poliméricas en estado sólido. Hoy en día, el principal desafío sigue siendo la baja conductividad iónica de estos materiales a temperatura ambiente, lo que limita su aplicación práctica.

A este respecto, el CIC energiGUNE ha estado trabajando en la búsqueda de polímeros alternativos al poli(óxido de etileno) (PEO), desarrollando una nueva familia de electrolitos con una conductividad mejorada y propiedades interfaciales probadas en contacto con el litio metálico. En la misma línea, el enfoque del estado sólido propuesto por Michel, se está aplicando en el proyecto SAFELiMOVE dirigido por CIC energiGUNE y financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, cuyo objetivo es desarrollar una tecnología basada en litio metálico y un electrolito principalmente polimérico capaz de operar a temperatura ambiente.

Guiado por sus conocimientos e inspirado por su devoción, el grupo dirigido por Armand también ha desarrollado una reconocida experiencia en el diseño y síntesis de nuevos aniones para sales de litio. Han identificado que, además de la matriz polimérica, la estructura química de las sales de litio desempeña un papel fundamental en el rendimiento del electrolito polimérico sólido, por lo que la búsqueda de nuevas alternativas puede ser decisiva para el despliegue final de las baterías de estado sólido.

En este sentido, CIC energiGUNE cuenta con numerosos trabajos y patentes relacionados con el desarrollo de nuevas sales capaces de superar problemas como la corrosión del aluminio, aumentar el número de transferencia de litio ─ parámetro importante para evitar problemas de polarización durante el funcionamiento de la celda ─, o desarrollar una robusta interfaz de electrolito sólido en contacto con el litio metálico, entre otros.

Como es sabido, Michel posee una amplia gama de conocimientos en el campo de las baterías, por lo que su contribución a CIC energiGUNE no sólo se limita a la línea de investigación de baterías de electrolitos poliméricos. Gracias a su orientación, la tecnología de estado sólido Li-S ha experimentado un creciente interés por parte de la comunidad científica, siendo CIC energiGUNE uno de los grupos pioneros en este tema.

De la misma manera, Michel ha contribuido al desarrollo de sales para la tecnología de Na-ion, electrolitos híbridos y compuestos para baterías de estado sólido, y nuevos materiales activos redox. Además, en los últimos años también ha hecho una gran contribución al campo de los líquidos iónicos en el marco de la colaboración con el grupo dirigido por su compañera y amiga Maria Forsyth de la Universidad de Deakin (Australia).

A pesar de que sus logros científicos son innumerables y extraordinarios, su calidad humana es aún más admirable. A lo largo de su carrera científica, Michel Armand no sólo ha acumulado logros a nivel individual, sino que, de manera desinteresada, siempre ha compartido su trabajo y su fuente inagotable de ideas con todos los que han tenido la suerte de poder trabajar a su lado. Y esta es una de las cualidades que lo hace grande no sólo como científico sino como persona; el hecho de querer llegar a la cima (del conocimiento, en este caso) acompañado de sus colegas, y nunca buscando el objetivo en solitario.

Tiene tal forma de vivir la ciencia con gran pasión y entusiasmo, que la transmite a las personas que le rodeaban, fortaleciendo su curiosidad por descubrir, comprender y explorar nuevos caminos. No hay pregunta a la que no pueda dar respuesta, y no hay momento del día en el que no esté dispuesto a una buena discusión científica.

Por todo lo anterior y más, se le considera el padre de las baterías del futuro.